Soulkeepers, Sucesos ocultos: conversación con los autores de un clásico mexicano.

Las grandes superproducciones del Universo Cinematográfico Marvel (MCU) o del Universo Extendido DC (DCEU), desde Iron Man y el Caballero de la Noche hasta las muy recientes Sandman o Wakanda Forever, han puesto al centro de los consumos culturales un producto que había quedado en manos de los fieles de siempre: los freakys del fandom MCU o DCEU que devoran todos los números de cada historieta y se disfrazan para asistir a cuanta ComicCon existe. O los coleccionistas que aprendieron hace mucho el valor artístico y comercial de lo que para tantos eran solo “unos cuantos dibujitos”.

Hace mucho tiempo las historias contadas en una serie de ilustraciones (dibujos) y acotadas por viñetas, son una de las expresiones artísticas más extendidas de la cultura contemporánea. Durante más de un siglo niños y adultos han acudido religiosamente a los estanquillos para comprar los periódicos y leer sus tiras cómicas. O esperan ansiosos para adquirir las revistas de las editoriales Marvel o DC Comics, junto con la entrañable y rebelde Mafalda de Joaquín Salvador Lavado (Quino), el refinado Kalimán de Héctor González Dueñas y Clemente Uribe, el sólido Karmatrón y los Transformables o el controversial Boogie de Roberto Fontanarrosa.
En algún punto, esos “dibujitos” se volvieron clásicos de la cultura popular, o solo clásicos, verdaderas obras maestras.

Tal vez ahí radique el atractivo de una conversación el autor del cómic más exitoso de México. Y es que, ya sabemos, siempre es un trabajo arduo convertirse en profeta en tierra propia. Más cuando la competencia es tan feroz y reconocida como la estadounidense.

Fernando Fers Sánchez logró lo que parecía imposible: crear una historieta que gustara tanto al público mexicano al punto de desplazar en número de ventas a las, hasta entonces, imbatibles propuestas de ese monstruo global que es el cómic norteamericano. En su diálogo con los estudiantes del plantel Américas, Fers reveló algunas de las claves de su éxito. La calidad de las viñetas, los giros magistrales del argumento, el diseño de personajes y el manejo contundente de los géneros son solo el primer paso.

Sin una buena estrategia de comercialización, desafortunadamente, la mejor de las historietas, pasa desapercibida. Fers, relató a los jóvenes reunidos en el auditorio Mtro. José Roque Albín Huerta, cómo lo arriesgó todo regalando más de 20 mil ejemplares del número cero de Soulkeepers por toda la república mexicana. Así logró generar expectativas para lo que se avecinaba en la Concomics Gdl del 2008, cuando se presentó oficialmente Soulkeepers.

Desde entonces su cómic se convirtió en un bestseller. Fers, sin embargo, no se durmió en los laureles del éxito. Mientras su historieta crecía en número de ventas ocurrieron dos fenómenos que lo obligaron a reconsiderar sus estrategias de marketing: disminuyeron los estanquillos donde se vendían historietas mientras se disparaba la demanda por los cómics. Y justo cuando aparecía el número 30 de Soulkeepers se produjo un auge de los entornos virtuales.

La transición de las producciones físicas al mundo digital, cuenta, fue entonces un paso natural. No obstante, para quienes comienzan la aventura de crear sus historietas la evolución deberá ser a la inversa: de lo digital, a lo físico, solo cuando se ha creado un público fiel, dispuesto a comprar las publicaciones en formato impreso.

En ese sentido con Soulkeepers, Fers se atrevió aún más. “Decidimos asumir una estrategia que ya era tendencia mundial, pero de la que fuimos pioneros en México: la publicación de libros recopilatorios con todos los números de la primera temporada. Así, hasta que hoy, ya tenemos 6 libros compilatorios que van desde el cómic número uno hasta el treinta y siete.”

Junto a la calidad de las historias que narra, esta capacidad para posicionarse entre lo más visto de México fue su pasaje de entrada a las dos citas del cómic más importantes del mundo: el Festival Internacional de la Historieta en Angulema, Francia y la Comic Con de San Diego, Estados Unidos.

En este punto Fers, decidió proponer a sus lectores una inmersión más profunda en los mundos de Soulkeepers a través de la expansión de su universo narrativo. La intención de experimentar llevando el cómic a la animación, de preferencia con la técnica de slow motion, caricaturas para niños, llegar a los 10 libros, hacer una serie de live action e incluso la publicidad con bebidas licenciadas. Pero por el momento lo nuevo, lo concreto, es la aparición de una novela a dos manos junto con el escritor Fernando Ángel Lara: Soulkeepers, Sucesos ocultos. Una colección de cuatro cuentos relacionados entre sí que los autores decidieron “disfrazar” de novela.

Novela y cómic conllevan siempre una pregunta entre quienes aspiran seguir el camino de la creación artística ¿Cómo contar una historia? ¿Cómo construir personajes creíbles? Al respecto, Fernando Ángel Lara compartió con los estudiantes aquellos “métodos” de trabajo que le han funcionado: la perseverancia y el trabajo constante como añadido del talento, la construcción de los personajes, las estrategias narrativas, la creación de conflictos que dinamicen la historia.

Como colofón del encuentro Fers y Fernando Lara obsequiaron a los presentes con ejemplares de sus obras: números de Soulkeepers y de la novela Temporada con los muertos.

 

Institución de Educación Superior

Alcances académicos internacionales

  • Intercambiar experiencias y personal en los campos de docencia, la investigación y la cultura a través de cursos, seminarios, simposios y proyectos de investigación conjunta