2022: El año Cardin de Adrián Flores.

Los últimos días del año son una mezcla de exaltación, por el constante ambiente de fiesta, y de reflexividad: pensar en lo logrado en los 365 días precedentes. Para Adrián Flores uno de esos hitos del 2022 implica haber viajado completamente solo por primera vez y haber conocido la Ciudad de México.

Para el viajero habitual esta experiencia puede no ser muy relevante, pero a sus 20 años, Adrián no viajó como un turista más. Desde su natal Guadalajara llegó a la capital como participante en la primera edición del concurso Pierre Cardin Young Designers en México.

Entonces habría que reformular el momento cumbre del 2022 para Adrián Flores: fue seleccionado para participar en un certamen de jóvenes talentos auspiciado por una de las casas de moda más célebres en la historia de la alta costura.

El tortuoso camino de la creación artística.

Era una semana agitada. Adrián acababa de participar en “Uniformarte”, un concurso para el diseño de uniformes que convocó a estudiantes “de moda” de varias universidades norteñas. Estar entre los ganadores fue satisfactorio, pero se sentía agotado y aun le faltaban por presentar los exámenes de finales de semestre.

“Al terminar la entrega de los certificados del concurso la maestra Lilian Chávez se me acercó y me dijo que quería hacerme una propuesta interesante. En medio de la euforia del momento y aún sin saber qué me propondría le respondí que estaba emocionado por incluirme.” Todo quedó así hasta que justo en una de las semanas más ocupadas del semestre la maestra se le acercó nuevamente y le dijo: “Mira, ya tengo la información sobre el concurso, ¿aún quieres participar?”

Ante la carga de trabajo de esa semana Adrián se lo pensó dos veces. Sin embargo, “no quería quedarle mal a la directora y uno no quiere parecer como que no se puede retar a sí mismo. Así que ni modo que diga que no. Además, ya había dicho que sí, tengo que comprometerme con lo que digo, entonces respondí que sí.”

La profesora Lilian le comunicó que debía entregar tres croquis, “en realidad podíamos elegir cuantos enviar: uno, dos o tres. Nos decidimos por los tres bocetos, que debían ser: uno masculino, otro femenino y el tercero infantil. Decidí hacer un homenaje a Pierre Cardin. Lo conocía porque lo dimos en las clases de historia de la moda. La maestra María José nos había comentado que sus diseños aludían a la era espacial, a la década en la que el hombre llegó a la luna, que se le consideraba la gran figura de los años sesenta, el inventor de la minifalda.”

“De Cardin –confiesa- me encantó siempre la pasarela Cosmos, con todas estas siluetas vanguardistas, remitiendo a los trajes de astronautas. Un poco como Los supersónicos o (la película) Barbarella. Yo ya lo tenía bien conceptualizado, me gusta creer que es fácil para mi conceptualizar. Estábamos contrarreloj y ese mismo día me tuve que poner a trabajar, pedí favores a mis maestras déjeme entregar esto más tarde, déjeme hacer esto más tarde. Ese día no hice nada en las materias que me correspondían, pero lo logré.”

Fue una carrera contra el tiempo y el cansancio. “Me tocó desvelarme. Trabajé hasta las tres de la mañana. No tenía mucho tiempo para hacer bocetaje y luego seleccionar algunos de ellos. Así que todo fue como: vámonos rápido con el de hombre y el boceto que más me convenciera… ese era. Y así fue con el infantil y con el de mujer. Saqué los tres croquis seleccionados y empecé a dibujar.”

Conforme avanzaba la noche su trazo se hizo más grueso por el sueño y al día siguiente no se sintió conforme “no, el tercero está horrible voy a volverlo a hacer”.

Entonces fue la carrera por llegar a tiempo al plantel para entregar. Mientras sus compañeros estaban en medio del caos del parcial de Confección, terminó los bocetos. Sin embargo, este no sería el fin de los retos. Era necesario enviarlos a París con carácter urgente, era un trámite costoso que Adrián no podía pagar. “Pero, mi directora es una mujer que logra todo lo que se propone con éxito, como digo yo es aferrada, en el buen sentido. Y lo logró, gracias a sus gestiones pudimos mandar el archivo en formato digital, no fue necesario enviarlos a París.”

Ciudad de México. Al encuentro con la Casa Cardin.

Con el paso de los días Adrián dejó el tema del concurso “en una especie de archivo mental”. Atareado en la organización de “Entelequia” el desfile de modas de la licenciatura, cuando Lilian Chávez lo llamó a su oficina se ilusionó con la idea de que le pediría que hiciera el cierre con su diseño. La noticia de que había quedado entre los finalistas del concurso lo tomó por sorpresa.

Pero la incertidumbre económica puso en riesgo su sueño. La maestra Lilian llegó otra vez a ayudarlo. “De su propio bolsillo me ofreció para el transporte, pero me sugirió elaborar planes alternativos y no amilanarme ante el primer no. Gracias a esa tenacidad el viaje se dio. Ella misma estaba en medio de una situación personal muy triste y a pesar de sus circunstancias, de la carga de trabajo, la maestra nunca desistió.”

El viaje a CDMX fue una experiencia de muchas primeras veces y para Adrián fue perfecto. “Todo ocurrió tan rápido, era como una aventura, yo no lo podía creer, me parecía como algo que solo ocurre en las películas, en las series. Algo que solo sucedía en la ficción, pero me estaba pasando a mí.”

El día siguiente fue decisivo. “Ya en la Cámara (Nacional de la Industria) del Vestido participamos en un taller donde estaban reunidos muchos estudiantes del país con ese aspecto tan extravagante que singulariza a los de moda. Personas de Oaxaca, de Monterrey, con sus mentalidades, sus experiencias. Hablaban de diseñadores que no conocía y eso fue para mí fundamental porque me ayudó a estar informado y a saber que debía ampliar mis referencias.”

“Cada uno de nosotros comenzó a trabajar con sus diseños distribuidos en distintas mesas. Y tuve la suerte de que mi mesa fuera asesorada por el mismísimo Rodrigo Basilicati, sobrino de Pierre Cardin. Sin aires de grandeza, nos aconsejó, con un contacto muy personal hasta donde cabe en ese ambiente profesional del evento.”

“En mi caso, le gustó mucho mi croquis femenino. Me comento que él veía la posibilidad de realizar toda una serie, una colección a partir de esa idea y me estimuló para que siguiera trabajando en ese concepto. Yo seguí, sin un bloqueo creativo. Basilicati no me indicaba que parara, así que yo seguía y seguía.  Al final tenía casi 90 variaciones del diseño. Una de las veces en que se me acercó, elogió mi vestido, y dijo que parecía un homenaje a la alta costura. Incluso bocetó su propia versión y yo pues me quedé con esa hoja.”

La premiación del concurso Pierre Cardin Young Designers se realizó en el museo Soumaya. Otra primera vez para Adrián que recorrió sus salas para admirar las obras de arte y los tejidos que espera le sirvan de inspiración en el futuro.

Esa noche supo que al concurso se habían inscrito más de 200 jóvenes diseñadores mexicanos. En el proceso selectivo fueron elegidos 100, luego, 42 invitados a asistir a las jornadas en Ciudad de México. Poco antes de la pasarela con algunos de los modelos icónicos de Pierre Cardin, lo escogieron entre los ocho finalistas del evento.

“Conocí muchas personas importantes y originales, y creo que ese fue otro de los regalos que tuve al participar en el concurso. Muchos de los participantes ya tienen sus propias marcas, son creadores muy experimentados y yo, por momentos me sentía chiquito, inexperto. Pero no era un sentimiento desagradable, al contrario, porque me incitaba a querer superarme, mejorar, aprender más, hacer mejor mis dibujos, mis diseños, más técnica. La ilustración digital es algo con lo que he batallado este semestre y justo el ganador del concurso es un muchacho que ilustraba perfectamente tanto a mano como digitalmente. Él posiblemente no lo sabe, pero fue una inspiración para mí.” Declara con humildad.

Institución de Educación Superior

Alcances académicos internacionales

  • Intercambiar experiencias y personal en los campos de docencia, la investigación y la cultura a través de cursos, seminarios, simposios y proyectos de investigación conjunta